On-Demand-Economy se llama la gama de plataformas en Internet que conectan clientes con profesionales de por ejemplo limpieza, reparación o transporte.

on-demand-worker-startups-espanolas

Por ejemplo GetYourHero.com en limpieza, myfixpert.es en reparaciones o Uber con transporte.

Uno de los pioneros fue el startup americano Homejoy que ha tenido que anunciar su cierre hace pocos días.

Homejoy fue creada en 2012 por los hermanos Adora y Aaron Cheung. Consiguieron hasta el día de hoy 40 millones de dolares de capital riesgo, tenían 150 empleados y estaban presentes en más de 30 ciudades en EEUU y desde Abril 2015 en Londres.  Desde Junio 2015, también en Berlin.

¿Que es lo que ha podido ocurrir?

En la gama On-Demand se suele trabajar con autónomos. Muchos de estos «On-Demand-Workers» trabajan únicamente para una sola plataforma. La ventaja para la empresa es obvia: si no hay trabajo, no hay gastos en personal. Pero como es lógico y como ha pasado a menudo en el pasado en situaciones parecidas, legalmente es cuestionable si son realmente autónomos o si tendrían que ser empleados.

En las últimas semanas  varios «autónomos» en EEUU han demandado a este tipo de empresas ante el juez por el hecho de ser empleados. Una conductora de Uber ha ganado. Eso ha provocado una ola grande en los medios de EEUU. Homejoy tiene también varios juicios pendientes.

El resultado ha sido que varios inversores perdieron la confianza para apostar más dinero. Como las emergentes financiadas por capital riesgo suelen crecer muy rápido, suelen tener en los primeros años una demanda muy alta de dinero fresco para financiar su crecimiento.

Si se cierra este grifo de dinero, la bancarrota por falta de liquidez puede aparecer en cosa de muy poco tiempo. Y justo eso es lo que por lo visto le ha pasado a Homejoy ahora mismo.

Y este riesgo tienen todas las empresas que se financian vía capital riesgo y usan el modelo «on-demand-worker» con autónomos. Estados Unidos no son conocidos para tener sus leyes muy a favor del trabajador. Y si eso pasa allí, en Europa hay un riesgo aún mayor de que puede suceder lo mismo. Y quizás con razón.

Una persona que:

  • reciba todos sus ordenes de trabajo de una sola empresa,
  • reciba todos los pagos de una sola empresa,
  • tenga un solo cliente,
  • y no reciba la quejas de los clientes directamente,
  • no escribe sus facturas

¿Es realmente «autónomo»? ¿Que grado de dependencia hay?

Quizás hay que encontrar otros modelos de trabajo y contratos para estos trabajadores de las plataformas On-Demand. Ahora mismo no reciben más dinero por hora que un empleado, pero no se les pagan ni vacaciones, ni enfermedades, desplazamientos y/o bajas. No hay identificación con, ni orgullo de formar parte de la empresa en este modelo.

Un modelo podía ser, que cuando no hay trabajo, el empleado/autónomo y la empresa tendrían que compartir los gastos, como lo hizo por ejemplo VW hace unos años, cuando no se vendían coches, cobraron y trabajaron menos los empleados, llegando a un acuerdo previo con la empresa. Y cuando hay mucho trabajo hay que trabajar más que normalmente, eso está claro.

Hay que ser creativo y encontrar nuevas formas que no tengan este olor a mal uso por parte del trabajador. Al revés, lo que hace falta es gente motivada, que trabaja con ganas y motivación. Y no olvidemos que estos a menudo falsos autónomos son la única cara humana que el cliente jamás verá como representante de la empresa plataforma.

Yo creo que a larga vista esta mejor para las empresas de dar a sus trabajadores, sean empleados o autónomos una mejor seguridad. Eso sube la motivación y la identificación y con eso la calidad del trabajo. Empresas como My Clean y Alfred en alemania ya van este camino. Si alguien esta trabajando más que 20 horas a la semana, se contrata como empleado. Han registrado una notable subida en la calidad y en los valoraciones del trabajo.

Espero que llegamos a un punto donde en el marketing de las empresas se usa el argumento de tener «empleados contentos» como raiz de venta de buena calidad.

Hoy día están trabajando en EEUU 53 millones de americanos como autónomos. Resulta un tercio de las personas que trabajan. Según varios estudios el porcentaje seguirá elevándose constantemente en los próximos años.

 

Martin Schenk

Martin es fundador y programador de palimpalem.com, un creador web online con más de 1 millón páginas web creadas.
El ingeniero alemán, residente en Madrid, es un apasionado desarrollador de aplicaciones web en su propio pequeño taller de programación www.martin-schenk.es